Aceptación, Compromiso

No busques trabajo…

No busques trabajo. Puedes creer que lo digo porque quiero que te rindas, que decidas tirar la toalla ante el mal panorama que tenemos por delante. Nada más lejos.

Vivimos en una sociedad acostumbrada a depender en exceso de los demás, tanto de lo bueno como de lo malo. Hemos construido un lugar, dicen del bienestar, en el que el trabajo se pide, incluso aunque lo que tengamos que hacer no nos guste. No me apetece esa realidad, esperar a que una gran empresa, de esas que sólo miran los números y no las personas, te elija por delante de muchos aspirantes, sin mucha mayor pretensión que explotar tus ansias de ganarte la vida, hasta que ya un día no le seas rentable y tiren de otro.

He trabajado casi diez años en esos mastodontes empresariales, en esa cadena de montaje muchas veces desmotivadora y lenta que arruina las ilusiones de quien empieza, pues el camino deja de verse claro por culpa de tanto estatuto o convenio que necesitarías ser abogado para entenderlo. Tres empresas con estabilidad económica, nómina a fin de mes y paga extra dos veces al año. Cursos de formación, jefes pendientes de mi y buenos compañeros al lado. Ideal, pueden pensar, pues no. De las tres me fui voluntariamente, teniendo o no alternativas en la cabeza.

Cuando uno no es feliz tiene que dar un paso adelante y arriesgar si fuera necesario. No importa demasiado las consecuencias, encontrarás una salida. Lo que no puedes permitirte es vivir una vida en la que pases los años sin tener la sensación de estar donde quieres. Así hallé mi sitio, probando.

Entenderás ahora aquello de no buscar trabajo. Desde luego que no. Imagina tu proyecto, dale forma, escribe las cosas que quieres hacer y ponte a ello. Ya sea de forma autónoma o para otros, diseña y aporta valor a tus habilidades, vístete de optimismo y vende tu producto con cariño y convencimiento. No pidas trabajar, ofrece tus servicios para mejorar la vida de las personas o de una empresa. No sigas el camino marcado, entrevistas, criba curricular, selecciones, etc. No hagas eso, sáltatelo. Habla con alta dirección, hazles saber que no pueden seguir sin ti, demuestra con datos que eres rentable y piensa a lo grande. No pasará demasiado hasta que alguien te contrate al ver tus ganas de brillar.

La bendición de quienes buscan su camino es que están más cerca de encontrarlo, hasta que un día te sientes sereno, en el lugar que elegiste, con el mundo por montera y la bandera del buen orgullo que sólo ondean los valientes. Tan sólo vivimos una vida, ya es momento de elegir aquella que queremos. Pensarás que hablo de utopías, pero, sin ser ejemplo de nada, jamás te diría lo que aquí lees sin un argumento claro e incontestable, Yo ya lo hice, y así seguirá sucediendo, por los siglos de los siglos, si yo puedo tú también…

20141104-025119.jpg

2 thoughts on “No busques trabajo…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *