Humanidad, Inteligencia, Uncategorized

Motivos Para Navegar…

20131212-112227.jpg

Cuando alguien encuentra un motivo de vida, una razón para la existencia, el destino se pone a trabajar para vencer cualquier obstáculo que se ponga en medio. Si encuentras el qué, tendrás un cómo, la manera perfecta de alcanzar tus objetivos, de la forma que sea. Así ocurre cada vez mientras usted anda ahí sentado culpándose de su mala sombra, cuando no sabe o no quiere saber que, si se toma en serio la tarea de buscar una razón para su respirar, terminará por hacerlo más profundamente.

Me encuentro a diario en consulta casos de personas que han olvidado sus valores en el callejón de la vergüenza, gente que no sabe lo que le gusta o lo que quiere. Eso les lleva a la desesperación, como cualquier guerrero haría si no tuviera castillo que defender. Almas que no empuñan espadas porque los enemigos no existen ni se les espera, soldados de la soledad y el hastío más innoble, a los que un día enseñaron que caminar era solo eso, y que el camino tenías que hacerlo sencillo. Les hicieron creer que la felicidad era la ausencia de problemas y desafíos, la tranquilidad pasmosa de un lago en el que la marea no es brava. Pero así se equivocaron, vaya si lo hicieron.

La felicidad habita en saber navegar tu velero entre olas imposibles, capear temporales de justicia con la poca vela que tengas, poner rumbo hacia un puerto y no apartarte de su derrota por más que la marea no desista. Es enamorarse de sirenas que acompañan y de noches estrelladas en silencio, bañarse en un océano frío de espanto y salir como si nada. Nada de mares tranquilos y calma chicha, que para eso no te hiciste marinero. Cuando tu velero apura el viento tras largar amarras y la inmensidad te hace sentir pequeño, pero grande en tu mundo y para tus tripulantes amados. Cuando te sabes capitán de tu propio barco y nadie te para, sin dejar de vigilar el horizonte.

La serenidad no llega por sí sola. No hay éxito sin lucha continua. Por eso no les regalo buenos barcos a mis samurais, sino puertos a los que dirigirse, que en verdad son los suyos, aunque no terminen de divisarlo por la bruma del miedo y lo aprendido. Y allí llegarán, para contar historias de hombres y mujeres que no temen nada. Y allí yo les estaré esperando…

1 thought on “Motivos Para Navegar…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *