Humanidad, Inteligencia, Personajes, Uncategorized

Lo que nos Importa…

http://youtu.be/xcLFPmwXtFI

No hay demasiadas cosas que puedas elegir en tu vida, pero son suficientes para determinar si tu paso por este mundo terminará teniendo sentido. La realidad es que somos dueños de menos de lo que deseamos, esclavos de más de lo que quisiéramos y sensibles a todo ello. Nos han enseñado que la personalidad es siempre la misma, que uno es como es y ya está, que el destino es un papel escrito con tu futuro y que aceptarlo es la manera de vivirlo. Nos han pedido resultados y así se nos ha juzgado, nos han retorcido los valores y casi los perdimos. Hemos conocido los límites de la paciencia, la soledad del esfuerzo y el encanto de un trabajo bien hecho. Hemos abrazado la esperanza ante el frío, apretar los dientes ante un futuro que hiela y un pasado que quema, mirar hacia delante a pesar de todo, escribir letras que motiven aún cuando ronda la pereza. La gente de mi generación ha sobrevivido a un instante inaudito, batiéndose con enemigos que atacan por la espalda, siendo compasivos y solidarios, entendiendo todo a la vez que nada…

Son muchos los ejemplos nobles, sería injusto ponerles cara, pero ellos saben de quienes se trata. Son esos que madrugan aún de noche, ese hielo en el alma, que es Sol cuando el día acaba. Son esos capitanes guerreros que engañan a la probabilidad cada mañana, creyendo que los imposibles son para quienes los inventaron, y que lo demás está en el aire. Son esos que agitan la bandera de lo humilde con orgullo, callando las mentiras con lo sincero, matando viviendo y acertando equivocándose. Son aquellos que siguen buscando límites que nunca encuentran, que desprecian el éxito si no hubo fracaso y aman aprender de las derrotas. No saben de momentos buenos sin los suyos, convertir el tiempo en oro y regalarlo a quien lo pida. Conocen el secreto del universo porque persiguen el presente

Mis compañeros de fatigas saben de lo que les hablo, una expectativa incierta sobre la gente de mi edad que convertimos en una victoria inesperada. No desistir aunque duela porque sabemos que algo arde dentro y tiene que parirse. No parar de ganar horizontes y ser ejemplos de grandeza. Mirar al cielo y sentirnos libres. Pues quizás poco podamos elegir, es posible, pero sí aquello que queremos, a quien queremos y lo que nos importa. Y como ellos que reman me importan les escribo…

20131219-120347.jpg

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *