Siyopuedotutb

20151008-141237.jpg

No soy ejemplo de nada. No tengo grandes habilidades y el talento del genio no me ilumina. No tengo facilidad para la gran mayoría de las tareas que me encomiendo, en todos los caminos me tropiezo. Me equivoco hasta en las sendas sencillas, fallo tiros fáciles y hago borrones que ni imaginan. No siempre acierto en lo que digo, me meto a veces en donde no me llaman y resbalo en piedras de las que me termino encariñando. Mis acciones quedan lejos de ser perfectas y mi capacidad intuitiva es mediocre.

No tengo padrinos, nadie me ayuda económicamente, mi cuenta bancaria tirita, no me precio de tener estilo, no sé de modas, ni de marketing, ni de gestión empresarial. No tengo Masters, no he vivido en medio mundo, ni tengo excesiva experiencia. Lo que si tengo son errores, gazapos, torpezas y pecados. Me he visto en lo oscuro, en el infierno, en el limbo de las almas, en no tener expectativas, no saber ni por donde me daba el aire. Colecciono caídas, lamentos, equivocaciones y pifias. Tengo una conciencia que me batalla, una pereza que me busca y una sensibilidad que me tienta.

No tengo demasiada memoria, mi rumbo oscila, el viento lo tambalea, las corrientes de los miedos, los temores, la vergüenza y las aprensiones. No soy cuidadoso, ni sé de grandes protocolos ni de exquisiteces creativas. Prometo y no siempre cumplo, me embarco en proyectos que se pierden, hago previsiones que se frustran y no me acuerdo de los cumpleaños. No soy tan constante, ni valiente, ni comprometido. No tengo buena genética, mi juicio es cambiante y mi talante depende del día. No destaqué en la facultad, ni fui el primero en el colegio, tampoco sobresalgo en ningún deporte. Estoy muy lejos de ser genial, tan normal como leen y escuchan.

Pero aprendo, me atrevo y me arriesgo. Me enrolo en aventuras con horizontes lejanos, navego los mares más bravos a bordo de mi humilde velero, festejando emocionado el salpicar de cada ola. Elijo saltar, tirarme al vacío, morder el destino y saborear los retos que me presenta. Decido sonreír a la crisis, no esconderme, permanecer de pie ante las injusticias, golpear con mi pluma a quien lo merece, a fuerza de letras y palabras bebidas en coraje. No me rindo, persisto, insisto, abrazo mi peor parte y la muestro, acierto a base de equivocarme y me dejo llevar por las tentaciones.

Camino viviendo el presente, iluminando el futuro, indultando el pasado. Respiro los instantes con amigos, amar como si nadie me hubiera herido, bailar la existencia improvisando, inventando, pintando posibilidades y maneras de estar serenos. Intento ver donde miro, oir donde escucho y tocar donde rozo. Pretendo acariciar lo que estimo, agotarme y sentir lo que vivo. Lucho mis sueños y los de otros. Tiendo la mano, ofrezco mi hombro, mi brazo y lo que haga falta. No soy genial ni aspiro a serlo, tan sólo alguien normal que decide hacer cosas geniales, y me van a perdonar, pero es que no entiendo otra forma de exprimir la vida, y a eso es a lo que os animo, a ser ejemplo de nada, que es, quizás, serlo auténticamente de todo…

Todo el mundo invitado mañana! Confirmen asistencia!

20151008-141225.jpg

1 Comentario

  1. Tony

    Sencillamente genial… no recuerdo como he llegado a este post, pero cuanto me alegro de haber llegado a él. Comparto y me siento identificado con cada punto, cada coma. Inspirador… Sencillamente, genial.

    Tony
    http://www.tonydavisontheroad.com

    Responder

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.