Vente Contigo…

20150917-142033.jpg

Ven, Aguanta. A sorprender al mismísimo Dios. A demostrar que los límites que puso en ti están ahí para ser superados. A soportar los golpes con una sonrisa y desmontar el daño. A ir más allá de lo que dicen probable, del trabajo imposible, del esfuerzo increíble. A inventar maneras de seguir, de avanzar. A hacer del miedo valentía y del defecto una mejora constante. A hacer la guerra dentro de ti para dar paz fuera. A hacer por matar la incertidumbre y los temores para regalar vida a quien te ama. A abrazar el adversario y ser libre. A agradecer a quien te hiere, por entrenarte, recordando al que te olvida y besando a quien te juzga.

A hacer realidad lo que la mayoría solo intuye. Hacer verdad la intención bondadosa. Marchar sin descanso, construyendo caminos donde no los hay, pues no quedan mapas para aquellos dispuestos a descubrirse. Ganar el futuro habitando el presente, aprendiendo del pasado y provocando tu destino. Y a sentir, sentir como si ya no fueras a suceder nunca, que lo humano es hacerlo, y la auténtica belleza es una emoción que cruza tu alma.

Inspirar los sentidos para que vengan los suspiros. Respirar mientras escuchas el silencio y oír tu voz sonar a melodía. Volver al niño, aquí, ahora, cuando todo ocurre y donde tú estás. Soñar despierto, que el horizonte llega si se busca, y el héroe no se conforma con pensarlo. No dejar de insistir, con pasión, que ningún racional es feliz y estarse quieto no es razonable. Andar hasta volar, que todo viene, excepto cuando no se espera.

Tentar la suerte con riesgo, a la muerte con locura y a la hostilidad con ternura. Dar la vuelta a los descreídos, a los que se rinden, a los que se conforman con pasar los días sin entusiasmo. Convencer a los desconfiados de que no hay más placer que en la mano estrechada a un antiguo enemigo. Demostrar al universo que la sensibilidad es un idioma y las miradas un lenguaje, que rozar es acariciar el cielo, un aroma el paraíso y morder la existencia el mejor sabor posible.

Ven a expresar conmigo, con lágrimas y con sonrisas, con palabras y con sonidos, sin pereza ni vergüenza, sin dudas ni sospechas. Ven con coraje y con bravura, con atrevimiento y voluntad, a dibujar el instante, a responder a la vida con orgullo, a ser humildes sin modestia, guerreros artistas y anónimos profetas. Ven al lugar donde por la mañana se nace y por la noche se renace, a la tribu de esos samuráis indomables que se beben la existencia. Ven conmigo a ti, al fin, a perdernos del todo hasta terminar, lo juro, terminar por encontrarte…

20150917-142019.jpg

3 Comentarios

  1. May

    ¡Espectacular!

    Responder
  2. Anónimo

    Precioso!!!!! Te hace reflexionar sobre muchos aspectos de la vida. Fantástico. Enhorabuena!!

    Responder
  3. Jose

    Motivadora y reflexiva, muy bonito y genial . Enhorabuena !!!

    Responder

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.