Emprender es Ser Poeta…

20150707-113913.jpg

(artículo publicado para la Revista de Empleo…)

Antes de emprender tendrás que saber algo. Aquel que sueña nunca pierde, porque vive sometiéndose a sí mismo por lograr aquello que desea. No dejes de proponer desafíos a tu alma, pues llenarás tu zurrón de experiencias que colmarán tu vida. No permitas que la pereza te gane, que quien nunca cesa de hacer cosas encuentra sendas que fueron insospechadas. Camina sin contar los pasos, que el esfuerzo es ya en sí un éxito difícil de calcular. Resiste el dolor de las caídas, que las cicatrices son recuerdos de batallas que acabaste dominando. Ama sin medida, que es la medida del alma. Perdona a quien te clava espadas, pues así dejarás de ser su esclavo. Abraza a quien lo necesita y verás agradecimiento donde hubo odio. Rescata sonrisas en rostros que no se esperan, gestos donde había silencio, una mano en la espalda para empujar las mejores intenciones. No te dejes nada, que mucho es poco y todo puede ser suficiente. Vive los momentos, que no existe otra cosa. Muere con la vida, que no es para menos y no dejas de merecerlo…

Rompe expectativas, siembra ternura, reta al futuro desde el presente, acaricia los instantes, abarca lo inabarcable, imagina imposibles, regálate demencias que no sean sensatas, salta aún sin agua, espera lo inesperado para que suceda. Cree en lo increíble, toca el cielo sin tocarlo, báñate en mares bravos que iluminen tus mejores sensaciones, vuela sin alas hacia lo que más te gusta. Decide decidir por tí, olvida olvidarte de ti, desiste insistir sin ti, que tu boca provoca y tu locura enloquece, que tu corazón es puro coraje y tu prosa es verso que siempre rima. Que tu sombra anima, que tu verdad enciende, que tus letras hablan de lo que todos entienden, que tu razón la hago mía…

Juega un universo que se desata, que languidece si te escapas, que te hiere si no matas. Ser persona y parecerlo, sacudir los días con los puños de tu perseverancia, ser eterno con tu ejemplo y ya vencer siempre. No te dejes siquiera un poco, que no hay otro camino, y que si has leído hasta aquí es porque ya lo has elegido, que el momento es éste y aún estás a tiempo, que tu horizonte es tuyo pero el mundo ya lo siente como suyo, que el milagro eres tú y has venido a demostrarlo.

Y así construir tu nuevo universo, fiel a ti mismo, auténtico, humilde, veraz, sereno. Y entender que nunca se empieza de cero, que las huellas de tus pasos son experiencia, que el cielo es tu límite y las piedras del camino los testigos de tu locura. Que respirar es un regalo, y que la primavera siempre llega. Que el color se imagina y ya ocurre, y el silencio se disfruta. Que evitarse es quedarse quieto y la eternidad se alcanza cuando dejas de negarte. Negarte a saber lo que quieres, negarme a contemplarte orgulloso y contarte entre los excelsos ejemplos de mi intensa y emprendedora historia…

20150707-113856.jpg

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.