Ser Quien Quieras…

IMG_0004-0.jpg

Dime lo que quieras. Dime que me da miedo el mar y te diré que elegí ser capitán de barco. Dime que la crisis y te diré que abrí mi negocio en medio de ella. Dime que el coraje no le gana al talento y te digo mi expediente. Dime que los sueños no se cumplen y te enseño mi vida. Dime que sólo hay un camino y te muestro mis atajos. Que quien falla no aprende y te cuento mis errores. Que las excusas son verdad y te convenzo de que son mentira.
Deja de negarte a hacer lo que amas, a ser quien quieres ser y a decidir por ti mismo. Deja de creer que las cosas suceden rápido, que el esfuerzo es sobrehumano y que no compensa tanta lucha. Deja de pensar y empieza a sentir, y sobre todo a hacer. Que el éxito no es una existencia tranquila, ni mucho menos, sino la serenidad que da a tu alma saber que estás donde elegiste. Busca la manera de reinventar tu universo, de desnudarte de quien crees que eres y dibujarte desde el principio. Ser aquel que pretendas, tú mismo de verdad, desaprendiendo lo aprendido, quedándote como mucho con el recuerdo de una etapa distinta que fue el origen del ahora.
Y pelea, pelea sin descanso. Aunque la sangre se agote en unas venas cansadas de hallar la forma de darte oxígeno para el siguiente paso. Aunque el sudor empape tu sombra de intentarlo y la sed invada una boca huérfana de besos que vendrán. Pelea sin medida en un mundo que no entiende a los locos que se atreven a vivir su propia utopía. Tentando el arte del instante, de amar hasta lo eterno, del perdón del pecado, del temblor de lo intenso. Olvidando la culpa en el fondo de la memoria, la vergüenza en la profundidad del océano y la pereza en la farsa del pasado.

Gana el presente con gestos, la fe de los demás con hechos, la gloria con tu ejemplo. Vence a la esperanza haciendo que la realidad le llegue, jugando lo difícil para terminar de hacerlo sencillo, y diciendo que ya estás allí a aquellos que dudaban que hubieras ido. Ve más allá de tus lógicas posibilidades, de las certezas, de los supuestos y de lo imposible. Caminando cuando ya quedan fuerzas, sonriendo al dolor y gritando intención por cada costado de tu aliento. Lucha hasta donde la razón se te escapa, hasta que tu cuerpo te pregunte, hasta que la muerte te encuentre. Dime, lucha, vence. Gana, vive, muere…

1 Comentario

  1. Raquel Gonzalez

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.