Apenas un Suspiro…

20150624-164214.jpg

No aspiro a que me entiendas, sino que adviertas suspiros y lo comprendas. Y que venga oscuridad que la enciendo, que mi intención vale más que mi pereza, y mis hechos superan expectativas. Que venga el dolor, que lo apago con sonrisas, que con arte le grito al silencio que ocurre en mi cuarto solitario. Que me ahoguen los folios en blanco, que mi tinta les dará valor, y mi conciencia saldrá a flote. Que suenen los truenos y las tormentas, que mi calor hará que amanezca, y tan sólo quedará el recuerdo de una noche aciaga. Que los miedos se posen en mis hombros, que al levantarlos volaran huyendo por mi fuerza desmedida. Que la vergüenza me atrape con sus garras, que exponerme es mi destino, y no pienso descuidarlo. Que los años me llenen de arrugas y de cicatrices, que vine para luchar en una guerra donde sólo se muere de vida. Que pasen los besos por mi cuerpo, las caricias, las pasiones y la ternura, que mi memoria es poco más que eso, y esa nunca marcha. Que se queden las palabras para que escriba mi mejor verso, la bendita locura de un corazón cuerdo. Que suene la música para que baile mi existencia, y que el coraje mueva mi alma como una intensa melodía.

Quiero dudas para curarlas de entusiasmo. Quiero nervios que me empujen al límite para jugar a estar sereno. Dame demonios que los perdone, diablos que los convenza, culpa que la sofoque y pesadillas para que despierte. Dame mis fallos en los que acerté y las fantasías que convertí, los sueños que quedan y los milagros que me esperan. Quiero tentaciones que me enseñen precipicios, balcones a la desesperación para festejar mi templanza, pinturas del odio que me hagan amar hasta el infinito. Quiero un presente que no sospecha del pasado y que se niega en amarrarse al futuro. Dame imposibles que comiencen por el primer paso, caminos que no terminen y ánimo para no dejar de andarlo. Dame las ganas y si no la busco, que la emoción se exprime y allí nace mi arrebato.

Ven conmigo a reinventarlo todo, las maneras y las formas, las disculpas y el abrazo. Ven conmigo a postrarte ante enemigos que te hicieron poderosos, a proteger al que no lo merece y a ser invencibles de temores. Ven a probar el sabor de ser genial, el aroma de ser sinceros y la sensación de ser eterno. Ven a superar la lógica con intuición y el hastío con descaro. Que un universo no es suficiente ni existe Dios que nos pare. Que la grandeza es tu ley y tu bandera es la humana. Y que vengan las cosas buenas y las cosas malas, las que quieran, porque si las hacemos nuestras no nos hieren. Y que tu serenidad sea la mía y mi felicidad la tuya, aunque los demás jamás nos entiendan, si no fuera por nuestro gran suspiro…

20150624-164138.jpg

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.