Mi Profe Preferida…

20150617-142649.jpg

Brilla, no sabes cuánto. Y su silencio es un grito de rabia, no sabes cómo. Y su sonrisa es un gesto perfecto que cuando aparece ilumina al mundo. Y su carácter huele a vida, su disciplina extraterrestre y su lealtad desmedida. Y sabe despedirse, pero jamás se va. Y su genio es tan indomable como humilde, y su corazón no le cabe en el pecho.

Sabe lo que es tener miedo. Sabe de verse perdida. Conoce los caminos que llevan a ningún lado, y en su oscuridad la acompañé un tiempo. Sabe de demonios, de mentiras que huelen a chino y de quedarse muy quieta esperando el siguiente golpe del futuro.

Pero es maestra del empeño, una diosa del ejemplo y la reina del descaro. Su coraje inmenso, la furia de su ahínco y el tesón que derrama. La ira convertida en firmeza, la voluntad en talento y la obstinación en certeza. Es amiga de los niños, madre antes de que ocurra, consejera cuerda y amante de la locura. Es aquella que insiste, que lo intenta, que persiste y que lo consigue. Esa que cae y se levanta, que tropieza y aprende, que se equivoca pero vuelve.

Estrella que luce en mi cielo de los héroes increíbles. Enamorada, sincera, coherente y decidida. Humana, sensible, hermana y auténtica. Un alma con fe en un planeta descreído. Tranquila aunque luchadora, intensa a la par que paciente, sosegada al tiempo que guerrera. Vencedora de casi todas sus batallas, y las que vengan, por mucho que aprieten sus fantasmas.

Educadora cuidadosa de las formas. Te reprende antes de acariciarte, pues su empatía roza el infinito. Aventurera de mil pueblos donde siempre la esperan, pero aún más cuando se marcha. Capitana curtida en tormentas despiadadas, acostumbrada a llevar su barco y el de los demás a buen puerto para su resguardo. Torera de grumetes dispuestos a ser almirantes y sirenas que apenas se saben en el agua. El honor es una de sus banderas, la familia, Álvaro es su lema, y su hogar lo hace tuyo. Frágil que no débil, como su piel, suave, bella fachada de un palacio genial donde lo mejor existe por dentro.

Una luz en mi horizonte cuando la bruma acecha y el ánimo se me inquieta. Un motivo más para seguir navegando en estos mares, a veces turbulentos, a veces calmosos, casi siempre de mecida serena. Un regalo perfecto que me quiso dar el destino y que cada poco me siento a disfrutarlo. Orgulloso de cada uno de tus pasos, ten por seguro que ahí estaré siempre para recordarte lo necesaria que eres, para mí, al menos, y para todos los locos que te admiramos y que aspiramos a ser alumnos tuyos…

Un beso enorme Inma…

20150617-142638.jpg

1 Comentario

  1. Maria Dolores

    Nunca nadie hizo tan buena descripción de Inma aunque todos llevamos dentro ese halo q desprende, ese amor q rezuma, esos miedos q aveces la atormentan y q son más fruto de su perfección q de la impotencia. Ella es de los pocos seres humanos q quedan en este planeta en quien puedes confiar porq te dará hasta su último aliento.

    Responder

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.