Si me lo dices te contrato…

20150615-154642.jpg

(artículo publicado para la Revista Nueva Ruta del Empleo)

Buenos días. Soy fulano menganez, de x años de edad. Vivo en el mundo, pero tengo disponibilidad absoluta para viajar a cualquier galaxia. No busco trabajo, sino un proyecto con sentido. No pretendo demostrar nada a nadie, excepto a mí mismo. No tengo esperanza, sino certeza. No son ganas, es ilusión. No me equivoco, aprendo, y los errores han sido el mejor acierto de mi vida. Soy más de perder que de rendirme, de intentarlo a vencerme y de reconocer a mentirme. Ando con prudencia pero sin miedos, con educación pero sin vergüenza, con descaro aún con empatía.

Y sí, hice locuras, muchas. Tengo sueños, miles. Tengo al menos tantas virtudes como defectos, pero mejorar es mi destino. No espero a estar motivado para motivar a los demás, y el honor es una premisa sabida desde casa. Me arriesgo, me atrevo, me reinvento y sonrío. Aspiro a tener cada vez menos prejuicios, aunque cueste, pero mi esfuerzo le gana al talento, y por eso creo que me salvo. No tengo secretos, pero sé guardarlos. No poseo soberbia, pero tengo orgullo. No soy modesto, pero sí humilde. Mi inteligencia permanece en la media, pero mi voluntad es inmensa.
No me gustan las batallas, pero iré a la que me pidas. No soy agresivo, pero seré guerrero. Por el proyecto seré peón, rey y hasta el tablero. Convenceré si quieres al cosmos entero. Caminaré sin descanso, decidido a volar aventuras increíbles. Navegando los mares de piratas que hagan falta. Defendiendo nuestra honra con mi mejor espada.

Quiero un sueldo infinito. Un sueldo de emociones, de éxitos y de victorias. Quiero un salario mínimo de mil sensaciones por mes, con pagas extras de amistad y un mes de extrañaros al año. Quiero cotizar en el alma de mis compañeros, acciones de la empresa en forma de cariño y horas extras de aprecio. Quiero echar de menos los lunes y mirar atrás los viernes. Que las semanas nos falten y que los meses se escapen. Que el éxito sea nuestro y lo compartamos con empeño.

Y disculpa mis palabras. No lo hago para gustarte, más bien para que nos enamoremos. No aspiro a que me contrates, sino a que nos juremos. Que firmemos en el aire un pacto eterno, refrendados con un abrazo que se acabe ya de viejos. Dicho lo cual, perdone, y si está deacuerdo, podría empezar mañana…

20150615-154623.jpg

1 Comentario

  1. Rocio Girón

    Buenísimoo. .. me ha encantado!

    Responder

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.