Mira lo Que Hice…

20150407-145718.jpg

No me mires. No me mires si esperas encontrar cordura de la que hace los días aburridos y las noches idénticas. No me mires si buscas sensatez que inunde mis años de títulos en la pared que no digan nada. No me mires si quieres templanza infinita de la que no se cuenten aventuras increíbles, ni cotidiana existencia que no me eleve hasta el infinito. Vete de aquí si huyes del riesgo, de las vidas al límite que reinventen las formas y las maneras. Vete de aquí si te asusta saltar a los precipicios, volar con el alma entregada al destino y su suerte, sea cual fuere, el amor o la muerte.

Vete de aquí, aún estás a tiempo. Que la felicidad es para los locos, para los que tocan los instantes y se olvidan del mañana. Que la serenidad es para los artistas que recitan sus miedos con el corazón en el verso y los temores en el limbo. Que solo ama quien se expone a perderlo todo, el orgullo y lo que haga falta, pues no hay ateos en las trincheras. Marcha sin mirar atrás, que somos cobardes de lo convencional y apasionados de la incertidumbre, guerreros pacíficos y príncipes vagabundos, humanos divinos y dioses de nuestros actos. Marcha sin hablar, que nuestro grito colmará tu silencio de dudas para el futuro. Dudas que te hagan volver decidido y dispuesto, de eso estoy seguro.

Escapa ahora que aún puedes, ahora que crees tener un entusiasmo con límites, una razón para todo y una emoción aparentemente controlada. Ahora que piensas más que sientes, que dices más que haces y que duermes más que sueñas. Corre ahora que aún confías en verdades absolutas, que la vergüenza te domina y que la lógica es tu medida. Vete antes de que te sumerjas en el delirio de aspirar un imposible, antes de que tu vello se erice ante una belleza indomable, antes de que tu pupila se dilate ante un amanecer dorado, antes de que tus manos tiemblen al conocer mil tentaciones.

Te lo dice alguien perdido, navegante de los mares extremos, pirata de los océanos extinguidos, héroe de los finales imperfectos, trovador de los poemas prohibidos. Caminante de los senderos lejanos, pintor de besos furtivos, guardián de tu historia y esclavo de tus gestos. Te lo dice alguien perdido que no quiere hallarse en el mundo que nos han dibujado. Te lo dice aquel que quiere estar perdido para cien veces encontrarte y que le niegues cuando te pida que te marches sin mirar que él lo hizo…

20150407-145700.jpg

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.