El Camino…

20150108-101715.jpg

Caminas demasiado cargado. Lo reconozco por tus andares quejosos, tambaleando tu paso cada vez que el terreno se hace fango y la oscuridad cierra el día. Tienes que soltar esa mochila de piedras que tanto pesa y que llevas tiempo trasladando. Deja en la cuneta los prejuicios, que son hierro forjado que mata la vanidad que soportas en la espalda. Deja la envidia, que es acero que mata tu potencial extraordinario. Libérate de las expectativas, que tan sólo procura culpa, y no hay quien quien camine amarrado al pasado. Renuncia a los miedos, pisando fuerte, que tu rastro será tu orgullo, y no hay peregrino que no haya vencido a sus propios temores. Abandona las preocupaciones, que la ansiedad ahoga tus sueños, y mereces sentir nítidamente la gloria que te espera. Vacíate de excusas, que hasta la lógica falla en los planes de aquellos que creen en imposibles, y ya sólo eso hace que merezca la pena. Destierra la desconfianza, la impaciencia y hasta los celos, que estás ante tu mejor obra, y el pincel que elijas para pintar tu historia debe ser exquisito. Mata los rencores, que el odio provoca tropiezos que dejan profundas heridas. Llena esa mochila de ilusiones, que te hacen volar, de ternura, que te hace sonreir, de esperanza, que te hace confiar. Colma de afecto sus bolsillos, que el corazón te empujará cuando fallen las piernas. Añade una dosis de locura, que las utopías son desafíos para algunos locos que terminan alcanzándola. Ama sin medida a quien te acompañe, que una simple mirada puede motivar toda una travesía, y necesitamos que ocurra. Observa siempre tu presente, que ese no vuelve, pero si se vive deja un aroma perfecto que jamás se marcha. Disfruta el silencio, que es cuando tu alma grita, y la serenidad la conquista aquel dispuesto a escucharse. Vive los instantes, los amaneceres, que son todos distintos, la Luna, que es testigo, las estrellas, que son tu rumbo, lo olores, los momentos, cada brizna de aire. Que el Sol nos sorprenda enamorados, escribiendo versos infinitos y rimando con arte la vida. Que la tentación detenga el tiempo y dibuje nuestra huella, genial, libre, perfecta. Y que ya la muerte venga…

20150108-101637.jpg

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.