Ser eternos…

20141103-135037.jpg

Me escribes pidiéndome la fórmula para ser feliz, esperando que yo te de la receta, y que sea conciso, en pocas palabras, quizás para no averiguar demasiado. Así lo haré, a pesar de no ser mi estilo, si es que aún me queda algo. Pero no seré cobarde.

Sonríe, madruga, imagina, proyecta, desafía al destino. Ayuda, alegra, inventa, insiste en tus retos. Motiva, emociona, haz que crean, sueña. Viaja, muévete, crece, lee. Busca el modo, persiste en tus valores, aprende mil formas nuevas. Baila los problemas, olvida los rencores y perdona tus deudas. Permanece en el presente, abraza, acepta, no pienses demasiado. Juega, confía, salta, empuja, arriesga. Tienta, agradece, grita, siente. No te pierdas una puesta de Sol, recita de madrugada, saborea un gran vino y deléitate con buena música. Bébete la vida a sorbos, parando el tiempo sin huirte.

No evites, afronta. No escapes, enfrenta. No digas que no, ni te creas todo lo que te dicen. Crea, comparte, intenta. Corre, respira, levántate, anda. Conoce personas que te enseñen, atiende las maneras, ve aún más lejos. No digas siempre, ni jamás, ni imposible. No cuentes mentiras, sí fantasías. Imagina cómo mejorar el mundo, hacer felices a los demás y distinguir sus existencias. Da oportunidades, a ti el primero, no te rindas.

Conserva los amigos, quiere a tu familia, conoce más gente. Sal a la calle, visita lugares, escápate al campo. Cuida tus animales, planta la tierra, escribe un libro. Habla, expresa, sin miedo a equivocarte. Colabora, acompaña, auxilia a quien lo necesite. No dejes de intervenir ante injusticias, no pases de largo, actúa. Prohibido prohibir excepto la indiferencia. Permitido rozar las tentaciones, con coherencia. No a los temores, sí a la nobleza. No a la impaciencia, sí a las pasiones. No a la traiciones, sí al entusiasmo. Sí a todo, no a nada.

Exprime el tiempo, que el instante que se va, no vuelve. Ama, vive, por encima de tus límites, sin dejar de probarlo. Y cuando todo eso ocurra vuelve a escribir a este capitán loco, navegante de mil aventuras, un iluso, dirás, y te mostraré mi rumbo, al infinito, que es el puerto que, aún, más cerca me queda. Vive el momento, amigo, no dejes de hacerlo, prometo que serás eterno…

20141103-135312.jpg

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.