Día 17. Las Cabezas de San Juan. Significados…

DSC09820

Hoy levanté más tarde de lo habitual. Vinieron a verme amigos para cenar juntos y las risas no nos dejaban marchar. Los buenos ratos bien valieron la pena, a pesar de las horas de Sol que tuve que soportar esta mañana. Tocaba llegar a Las Cabezas de San Juan, pueblo que descansa en medio de la campiña, gobernado por su iglesia, que otea el horizonte desde lo más alto del municipio. Los pies y las fuerzas ya no me acompañan tanto como hasta hace un tiempo, y, por eso, intento evadirme del dolor dejando la mente en blanco u ocupándola con trivialidades que no me llevan a nada más que a esquivar la amarga sensación que me enervan mis extremidades. Así kilómetros y kilómetros bajo el mismo cielo.

Pasa habitualmente por estos lares que se me presenta por delante una larga recta la cual no atisbas el final, mutilando así la moral mas poderosa, y es que no pareces avanzar prácticamente nada. En esas, un simple cruce o un desvío que cambie el paisaje que recorres lo celebras con una gran alegría. Es curioso como el ser humano parece adaptarse a todo a la vez que se aburre rápido de lo que tiene ante los morros. Si algo he aprendido de esta aventura es que los límites humanos son maleables por nosotros mismos, aunque el precio que haya que pagar sea demasiado alto para conciencias dispuestas a poco sacrificio. Eso y la soledad de la senda te puede hacer enloquecer, más si eres impaciente como yo, pero aprendes a controlar ese sentimiento con una gran dosis de reflexión y unos cuantos tragos de saliva. El esfuerzo siempre merece la pena. Superar esos problemas y ganarle la batalla a uno mismo lo considero un éxito total, más si cabe en un mundo, en el que vivimos, en el que el bienestar, visto como la falta de malos instantes, ocupa el trono de nuestros anhelos más profundos. Conviene luchar en una guerra de las sensaciones de la que, a poco que nos mantengamos en guardia, saldremos finalmente victoriosos, pueden estar seguros.

El camino bien está sirviendo,además, para darme cuenta de qué y quienes tenemos cerca, personajes de lo más variopinto, desde el amable anciano que se acerca con una sonrisa para preguntarme por mi próximo destino hasta el horrible niñato que me pasa a dos palmos en su buga tuneado excediendo diez veces el límite de velocidad que le marca el trayecto, como queriendo llegar rápido a ningún lado, que es realmente a donde se dirigen…

Todo se mezcla por aquí, los sentimientos y las emociones no iban a ser menos. Puedes pasar en un segundo de la ternura más bella al odio más siniestro, para volver al poco a la sonrisa y a la lágrima. Experimentas curiosidad, melancolía, miedo, y todas las expresiones que puedas imaginar, aunque se hace determinante el ánimo con el que afrontes los problemas. En alguna me la he visto negra y sin embargo he salido del atolladero con solvencia y animoso, mientras que, otra veces, en situaciones menos confusas a priori, he sufrido en carnes la desolación y desespero más absoluto, y todo por estar algo más decaído. Esa enseñanza me la ha propuesto también mi aventura, el darme cuenta que los problemas no son tan importantes, al menos no tan decisivos, y por tanto no nos debemos centrar demasiado en ellos. Sí, sin embargo, deberíamos dedicar tiempo y ganas a la manera que los enfrentamos, a las habilidades que ponemos en juego o desarrollamos para salir airosos de cualquier agujero. Creo que puede ser una de las claves para sentirnos algo más independientes y felices, sin dejar de ser genuinos.

Mañana continúo hasta Lebrija, un día más y un día menos de una aventura que culminará pronto en tierras sanluqueñas, momento que diré adios a un camino que ha despertado rincones de mi mente que tenía bien dormidos, y que ahora resuenan con fuerza, como esos cuentos a los que les sigues encontrando significado muchos años más tarde de haberlos leídos…

Fotos y videos de hoy pinchando abajo…
http://www.flickr.com/photos/50063804@N06/sets/

8 Comentarios

  1. Anonymous

    bueno, merito tiene tu viaje pero mas merito aun tiene sacar un hueco entre el cansancio todos los dias para escribir y poner las fotos de tu dia. toda una experiencia y todo un ejemplo para mi. ana

    Responder
  2. Tita Inma

    Te queda muy poco, seguro que echarás de menos estos días de cansancio y de extremas emociones. Pero el camino, está también en nuestro diario, sin kilómetros que nos lo marquen, sólo nosotros elegimos la meta; espero que hayas elegido la tuya.

    Responder
  3. Anonymous

    Son los sentimientos que experimentamos en el caminar por la vida sin prestarles demasiada atención.. Tu aventura te está colmando de sabiduría para conjugarlos, y esa es la mejor riquueza que te vas a llevar de todo esto.
    Animo y adelante, CAMPEON, tienes tu meta a la vuelta de la esquina.

    Responder
  4. josemi

    Buenos dias Kike, aqui me tienes como cada día dandote ánimos. Que fortaleza tienes tio !!! eres un ejemplo a seguir. Te admiro ! Ya vas por Lebrija…. uuyyyyyy que poquito te va faltando ya !!! como tu bien has dicho un día más y un día menos de una aventura que culminará pronto en tierras sanluqueñas.
    Un abrazo CAMPEON. ya tienes a Sanlucas a tu alcance. UN ABRAZO.

    Responder
  5. josemi

    Joder campeón….. que contento te he notado cuando he hablado contigo por teléfono. Y sabes que lo has conseguido. Te sigo dando mis ànimos y mis hijos también
    un abrazo

    Responder
  6. Anonymous

    animo kike

    Responder
  7. Anonymous

    Si la moxila que llevabas, pesaba 10 kilos cdo partistes, ahora lo triplicará, porque volverás con esa moxila cargada de vivencias, recersos y momentos que jamás olvidarás…Tu familia estamos deseando de verte y de abrazarte!!!
    Ya te queda menos!!
    María Vázquez

    Responder
  8. Anonymous

    ey kike eres un fenomeno macho, yq te queda muy poquito, espero que estas ultimos peldaños hacia tu cima se te sean cortos, gracias por compartir con el mundo tu magnifica experiencia, eres un orgullo para la humanidad, un abrazo y disfruta de tu sudor…el intermitente, amigo de tu padre

    Responder

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.