Día 12.Palma del Río. Vías imposibles…

DSC09584

A la puerta del camino que me conduciría tras mucho a Palma del Río. Allí me dejaron mis padres mochila en ristre, temerosos pero confiados, como quien está seguro del volar de su polluelo a pesar del monzón más inclemente. Así partía, tras un día entero disfrutando de Almodóvar y su castillo, compartiendo salmorejos y croquetas típicas, manjares sólo comparables con la calidad del trato del tabernero que tuvo a bien cocinarnos. Y mucho calor, desde luego, y es que parece haberse instalado el sofoco a este lado de la campiña, a la vera del río, y me da la sensación que no me abandonará hasta que no tenga a la vista tierras gaditanas, limando de a poco unas fuerzas que, si bien justas, han renacido con vigor renovado después de una visita más que confortable.

El camino de hoy fue difícil. El ánimo me era cómplice y el paisaje no lo era menos, pero no me acompaña los últimos días la suerte a la hora de elegir las sendas, y es que la cosa difiere mucho entre lo que marcan los mapas y lo que te vas encontrando después. Más de una vez tuve que acortar a través de la vía del tren, que es el camino si bien más corto para llegar a cualquier sitio, pero el más tedioso de seguir por las piedras y los huecos que las recorre, aumentando los riegos de una lesión que cercenaría las posibilidades de finalizar con atino mi aventura. Es por eso que sólo las sigo si no hay otra manera de cruzar hacia algún lado, y sólo si aún me veo atento para prestar atención a los avatares de cada pisada en ese terreno complicado.

Tras la vega del río, al fondo de una verea interminable de arbustos que no prestaban sombra aparecía Palma, pueblo en estrecha relación con el río, como todos los que me encuentro a mi paso. Al poco me percaté de que estaba en fiestas. Los comercios aún cerrados y la resaca de la noche anterior en forma de papelillos en las aceras atestiguaban una madrugada lúdica prorrogada hasta altas horas. Fiel a mi itinerario de todos los días me apresuré a buscar la biblioteca pero permanecía cerrada en este día festivo. Un contratiempo más, y es que uno de los grandes problemas que me estoy encontrando es a la hora de subir las fotos cada día y hacer algún resumen de mi jornada. Las bibliotecas de nuestra Andalucía, a pesar de la red Guadalinex que se implantó hace bien poco para que todas las poblaciones tuvieran internet, carece de una calidad medianamente motivante a hacer uso de ellas. Tanto es así que me he valido de los típicos locutorios regentados por inmigrantes y lugares por el estilo para realizar mi tarea diaria de manteneros informados. Es triste, ya entrados en el siglo XXI, que no exista una mejor infraestructura en este sentido, pero es que llueve sobre mojado, con ésta y con otras muchas cosas, mas no será hoy el día de hacer política…

Así me fue en Palma, un día más en una aventura que ya pesa pero que parece más cerca del final a cada paso, impensable hasta hace bien poco. Dejo la provincia de Córdoba con la sensación de haber disfrutado de unos lugares que guardan una historia que ha marcado el devenir del mundo tal y como lo conocemos, importante para entender la relación del río, de nuestro río, con nosotros mismos y nuestras costumbres. Buena gente y buen comer, de corte humilde, defensores de sus tradiciones y sus pueblos, agradable para con el viajero y orgullosos de su hermosa tierra. Mañana Lora del Río, si los mapas no me engañan y mis fuerzas no flaquean, Dios no lo quiera…

Fotos y videos de hoy pinchando abajo…
http://www.flickr.com/photos/50063804@N06/sets/

4 Comentarios

  1. josemi

    Hey campeón…… otro objetivo conseguido. Ya va quedando menos. Seguro que con los paisajes, los pueblos y la gente que vas conociendo, el recorrido se te hará mucho mas corto. Un abrazo

    Responder
  2. CDI_RSH

    Ya te falta poquito. Entrando en la provincia de Sevilla se te hará todo más llevadero, viendo cerca el final. ¡¡¡Fuerzas!!!

    Responder
  3. Anonymous

    el final esta cerca amigo. menos de la mitad del viaje y seras todo un triunfador

    Responder
  4. Virginia

    Peregrino!!! que ya estás aquí cerquita!!! pronto se acabará todo con un sueño cumplido, piensa en el siguiente jajaja, oye y que mucha fuerza, cuídate vale?? por aquí se te va sintiendo cerca,,,besos!!

    Responder

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.