Dia 6. Bailen. Sables y coraje…

DSC09314

Y el viento me llevó a Bailén, entre sonrisas de la noche anterior que aún hacían eco en mi cabeza. Atrás dejo un ejemplo de los buenos, el de Josemi y su familia, bandera de los milagros que aún existen por nuestras tierras. Su valor para enfrentar los azares de la vida dan buena cuenta de lo frágiles que podemos llegar a ser, para luego remontar el vuelo, donde nadie daba un duro. Los guardaré ya por siempre en el arcón de mis ejemplos favoritos, que servirán para ilustrarme cuando mi ánimo y mis ganas decaigan…

Entre nubes bajas llegué a Bailén, campo de batalla donde el ejército francés comandado por Napoleón sucumbió ante los sables de nuestros valientes compatriotas, marcando el destino de nuestra nación para siempre, en fiel e imponderable legado a través de los tiempos. El destino de la guerra de la Independecia española bien puede decirse que cambió de signo tras aquella mañana de Julio de 1808, con los “mondieus” a tres palmos de nuestro gaznate, jactándose de una victoria más que segura. Pero a veces ocurre que no todo está escrito, a veces la razón se queda sin valía y triunfa lo débil, para bien de todos, y es que resultaría anodino saber de antemano los designios de lo que toque, y eso se hace maravilloso…

Relatan las crónicas de la época, erizando el vello del ser más insensible, la noble e insumisa lucha de unos cuantos españolitos de pelo en pecho y puño cerrado en aquellos días de verano, en un combate que pasaría ya por siempre a la historia por enseñarle las orejas del lobo al imperial ejército gabacho. A golpe de mástil, bajo un Sol castigando a plomo las intenciones de cualquiera, con olivos por testigo del lance, la infantería, la nuestra, realizó la mejor carga de sables y mosquetes que se ha escrito. El pueblo de Bailén, escenario sin quererlo de la batalla, en inestimable ayuda, provisionó de agua y enseres a unas tropas debilitadas por el calor y el sofoco, aunque fieras y fieles al escudo, lo que hizo romper lo previsto y darle jeroma a nuestros inestimados vecinos.

Cada calle de este pueblo representa un homenaje a aquellos hombres, no siempre recordados, pero vitales en su día para que nuestra roída patria no fuera una mera provincia francesa, lo que hubiera sido desolador para nuestro orgullo. Y les ves ahí apostados, con la mirada al frente y gesto serio, creyendo en la victoria, y es difícil no sentirse inspirado. Más ahora, cuando cuatro truhanes se encargan de mutilar nuestra divina leyenda, repleta de héroes que no saben de odas ni monumentos. Convendría, al menos hoy, en justa dicha, postrarse un segundo ante ellos, valientes guerreros que luchaban por un ideal y su gente, por más que en este tiempo suenen palabras huecas de sentido.

Es por eso que hoy les rindo homenaje, tanto a ellos como a la familia de Josemi, pues responden a la pregunta que el corazón nos hace cuando no vemos otra salida, manteniendo el pulso, alzando las manos, sin dejar de avistar horizontes para pagar con la vida, si así fuese necesario, las insolencias de un enemigo dispuesto a cercenar la libertad de los nuestros…

Aparte de eso, tengo que deciros que me encuentro fuerte y esperanzado. Anoche soñe con Sanlúcar y los míos, y levanté con una sonrisa y mucha fuerza. Con eso y poco más me vale para seguir adelante en mi desempeño, y no dudaré en empuñar para ello sables que me abran paso en esta travesía, sables y kilos de coraje, del buen coraje, de los cientos de ejemplos que me encuentro a cada paso…

Os echo de menos…

Lo mismo de siempre… fotos y videos pinchando abajo…
http://www.flickr.com/photos/50063804@N06/sets/

3 Comentarios

  1. CDI_RSH

    Me alegro de encontrarte mejor. Te ha venido bien tu estancia en una villa que tanto nos ha dado a los españoles. Cada vez más cerca de Cádiz. ¡Ánimos!

    Responder
  2. Anonymous

    ya estas a puntito de pasar a la provincia de cordoba. todo un logro para ti y para los que te seguimos. un abrazo aguilucho y te animo a que nos sigas contando tu magnifica experiencia

    Responder
  3. águeda

    besos kike!!!

    Responder

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.